Valdés Leal, un pintor del barroco sevillano nació hace justo 400 años. La actividad cultural en nuestra ciudad se anima con una nueva exposición de arte que se inaugura hoy 3 de diciembre. El pintor Valdés Leal será su protagonista y el lugar será el Museo de Bellas Artes de Sevilla.

Podremos ver reunidas numerosas piezas de diversos museos sevillanos y de otros lugares. Una de las citas artísticas de este invierno que los amantes del arte no se pueden perder.

Pero veamos quién fue Valdés Leal, qué pintó y cómo era la Sevilla en la que este artista vivió y trabajó.


Juan Valdés Leal nació en Sevilla en el año 1622. Esto lo hace contemporáneo del otro gran artista sevillano: Bartolomé Esteban Murillo, nacido solo 4 años antes, en 1618. Aunque Juan Valdés se fue muy pronto con su familia a Córdoba donde empezó su carrera como artista. Sin embargo, la ciudad de Sevilla le ofrecía más posibilidades de trabajo por lo que finalmente desarrollaría aquí casi toda su carrera.

Conventos y monasterios

Valdés Leal, un pintor del barroco

Trabajó como otros tantos artistas de su época para iglesias y monasterios. Destaca la serie que hizo sobre la vida de Santa Clara para el convento de las hermanas clarisas de Carmona o para el retablo del convento del Carmen Calzado de Córdoba.

Eran estos algunos de los numerosos conventos que inundaban las ciudades españolas en el siglo XVII y que debían ser profusamente decorados siguiendo las instrucciones de Roma.

Años antes en el Concilio de Trento se había establecido el importantísimo papel del arte como propaganda religiosa para combatir a los protestantes.

Así daban a conocer a un pueblo en su mayoría analfabeto la historia sagrada pero también las vidas de los santos como ejemplos a seguir para los católicos.

De esta manera nuestro artista fue encadenando encargos como el que hizo para el monasterio de san Jeronimo de Sevilla y otros muchos similares.


Estofado, policromado y escultura. El polifacético Valdés Leal.

Pero no solo se dedicó a la pintura, Valdés Leal fue un artista en muchos campos. Ocasionalmente fue escultor y así talló la bonita escultura de la Virgen del Rosario que se encuentra en el Hospital de la Caridad de Sevilla.

Se especializó además en el dorado y estofado de retablos. Esos marcos de maderas nobles cubiertos con pan de oro y policromados según una compleja técnica y que representan tan bien a la escultura española y sobre todo andaluza del siglo XVII.

Trabajo en el convento de San Antonio, en el de San Francisco o en la mismísima Catedral de Sevilla. Para la canonización de San Fernando el escultor más prestigioso del momento, Pedro Roldan había tallado una escultura en madera que fue precisamente estofada por Valdés Leal con la ayuda de su hija Luisa.


El milagro de la curación de Luisa Valdés

Valdés Leal, un pintor del barroco

Se cuenta que agobiado por tanto trabajo, Valdés recurrió a la ayuda de su hija también artista, aunque esta se encontraba enferma, pero aun así quiso trabajar en la escultura del santo sevillano.

El milagro sucedió cuando al coger el pincel para empezar a policromar a San Fernando, Luisa curó súbitamente de todos sus males, gracias aparentemente a la mediación del santo recién canonizado.


Fundación de la academia de pintura

Fue este un proyecto que emprendieron los artistas más insignes de la ciudad: Murillo, Herrera el Mozo y Valdés Leal.

Hasta entonces el oficio de pintor estaba muy vinculado a los gremios, era más artesanal que artístico y consistía en que el niño hábil para dibujar entraba a los 11 años en el taller de un maestro, aprendía y vivía con el hasta que a los 18 años pasaba el examen de maestría y una vez superado podía ejercer el oficio de pintor de manera profesional.
La fundación de esta Academia con inspiración en la ya existente en Roma, pretendía modernizar el sistema de enseñanza, darle mas independencia al oficio de pintor, abrirlo, usar modelos vivos y desvincular la pintura de una tarea más bien medieval. Murillo y Herrera el Mozo serian presidentes y Valdés Leal tesorero de esta nueva academia. 

¿Dónde estaba esta academia? En el actual edificio del Archivo de Indias, antigua casa Lonja pero que en el siglo XVII debido a la crisis económica había perdido su función comercial y estaba casi abandonada. Los tres artistas aprovecharon esta coyuntura para instalar allí su Escuela de Arte. Si quieres conocer este edificio histórico ven a uno de nuestros tours de Sevilla.


Las «Vanitas»

Valdés Leal, un pintor del barroco

Este es un tema especialmente barroco muy querido por los artistas del siglo XVII y nuestro Valdés Leal no iba a ser menos.
Para resumir una “vanitas” es un cuadro alegórico. Vanitas significa vanidad en latín y se refiere a las pinturas invitan a reflexionar sobre la fugacidad de la vida, lo inexorable de la muerte y el Juicio Final, llamando a la práctica de la virtud y a resistir la tentación. Esto da mucha libertad al pintor para representar sobre todo objetos, naturalezas muertas, para usar la luz de una manera dramática y para incluir algún elemento religioso como ángeles. Sin embargo el elemento más representativo de las vanitas son las calaveras, los cráneos humanos.

¿Dónde podemos ver vanitas en Sevilla? nuestros tours de Sevilla nos llevaran por ejemplo a la Catedral donde Zurbarán representó a santa Teresa de Avila meditando ante una calavera. En el hospital de la Caridad El caballero y la muerte de Pedro de Camprobin (1670) y sobre todo en este mismo Hospital las obras maestras de Valdés Leal: Los jeroglíficos de las Postrimerías.

Valdés Leal, un pintor del barroco

Con estas dos pinturas Valdés se convirtió en el «pintor de los muertos», macabro y tenebroso al que se atribuía cualquier pintura en que apareciese un cadáver o una cabeza cortada de santo. No fue tanto sino que simplemente Valdés fue el ilustrador del pensamiento del noble Miguel de Mañara quien tuvo el acierto de contar con un pintor original y genial como nuestro artistas.

Pero ¿qué son los jeroglíficos de las postrimerías? Jeroglífico se refiere a una metáfora, a una alegoría mientras que la palabra postrimería nos habla de la muerte.

Son dos obras complementarias que llevan por nombre: In ictu oculi (en un abrir y cerrar de ojos) y Finis Gloriae mundi (el fin de la gloria del mundo) y que representan de manera figurada la fugacidad de los placeres terrenales, la inminencia de la muerte y  por tanto la necesidad de practicar la caridad como virtud principal para conseguir la salvación cristiana.

El claroscuro de los cuadros con un uso magistral de la luz, la precisión en el dibujo de los objetos y el fuerte impacto de la temática hacen de esta pareja de lienzos las obras maestras de Valdés Leal. Se pueden ver en nuestros tours de Sevilla al Hospital de la Caridad o bien en la reciente exposición de Valdés Leal del museo de Bellas artes donde ocupan un lugar principal. Los tours de Sevilla entretenidos e informativos para aprender de Arte y de Historia.


Los trampantojos

Siguiendo con las técnicas barrocas en pintura tenemos que hablar de una muy curiosa, el trampantojo o trompe l’oeil que dicen los franceses. Se trata de engañar al ojo. Mediante la perspectiva y el uso de la luz esta técnica persigue crear un efecto irreal de mayor tamaño o mas altura o de imitar puertas o ventanas donde no las hay.

Valdes Leal la uso de forma magistral en el techo de la sacristía del Hospital de los Venerables pintando la Exaltación de la Cruz. Esta estancia de pequeño tamaño se engrandece con la pintura en el techo de manera que parece mucho más alta cuando elevamos nuestros ojos y vemos unas figuras de ángeles adolescentes que suben al cielo la cruz de Cristo sobrepasando una barandilla que está pintada pero que parece real. Para hacer algo así hay que ser un excelente dibujante y dominar las técnicas de la perspectiva y el escorzo. Valdés Leal supera la prueba con creces. Una de nuestros tours de Sevilla por los hospitales históricos barrocos nos enseñará esta pequeña joya escondida.

Valdés Leal, un pintor del barroco

¿Qué tours de Sevilla nos llevan a conocer la obra de Valdés Leal?

Sobre todo, tenemos sus pinturas en el Museo de Bellas Artes. La colección permanente nos muestra los cuadros que hizo para el convento de San Jerónimo y para el convento de San Agustín.
El Hospital de la Caridad con los famosos Jeroglíficos de las Postrimerías y el fresco de la Exaltación de la Santa Cruz además de otras pinturas murales de la iglesia.

La Parroquia de la Magdalena con lienzos de la iglesia de San Benito de Calatrava.

El Hospital de los Venerables con pinturas murales y el techo de la Sacristía

La Catedral de Sevilla con la Imposición de la Casulla a san Ildefonso en la Capilla de San Francisco y otras capillas con pinturas menores.

Varias iglesias y monasterios de Sevilla como San Andres o san Clemente, así como el Ayuntamiento guardan entre sus muros obras de Valdés Leal.


Valdés Leal, un pintor del barroco

Valdés Leal, un pintor del barroco

Valdés vivió por y para el arte, tuvo hijos e hijas que heredaron sus habilidades para pintar. Sobre todo continuo la dinastía su hijo Lucas, llamado así en honor al evangelista pintor de la Virgen Maria. Lucas Valdés destacó en Sevilla como artista de pinturas murales, véase la iglesia de san Luis de los franceses o el Hospital de los Venerables.

Valdés Leal reflejó como pocos el espíritu de una época con sus claroscuros. Su pintura tiene una fuerza y expresividad que anuncia estilos más contemporáneos.

La mezcla a veces estridente de colores, sus continuos experimentos, sus composiciones teatrales, el drama que transmiten sus personajes. Quizás no fue demasiado bien entendido en un tiempo que apreciaba más la sutileza y dulzura de los cuadros de Murillo, quizás Valdés se adelantó a su tiempo. Pero nos dejó una obra llena de energía al nivel de los grandes maestros del siglo XVII.


Para saber más:

la web del Museo de Bellas artes nos ofrece información sobre Valdés Leal y galería de imágenes http://www.museosdeandalucia.es/web/museodebellasartesdesevilla

Una biografía de Valdés en la Real Academia de la Historia https://dbe.rah.es/biografias/4671/juan-de-valdes-leal

Y para visitar con nosotros los museos e iglesias donde hay obras de Valdés Leal www.toursevilla.com

La iglesia de la Magdalena de Sevilla es nuestra protagonista de hoy. Sevilla es una ciudad con más de 100 iglesias. La mayoría en el casco histórico y el barrio de Triana. Desde el siglo XIII con las primeras de Santa Ana en Triana y San Martín, la ciudad se inundó de bellas iglesias cristianas, muchas de ellas sobre antiguas mezquitas musulmanas como Santa Marina, Omnium Sanctorum, Santa Catalina o San Marcos. Es el grupo de las llamadas gótico-mudéjares y fueron construídas en los siglos XIII-XV.

Pero el esplendor artístico de Sevilla llegaría en el barroco, ese siglo XVII en medio de una terrible crisis económica pero que dio lugar a las más importantes obras de arte sevillanas. Es el tiempo de Murillo, Zurbaran o Martinez Montañés.

Valdés Leal, un pintor del barroco
Retablo mayor

Unos años después, ya entrado el siglo XVIII aun existía en la ciudad un apogeo artístico derivado del siglo anterior. Es en este siglo XVIII cuando se van a construir importantes iglesias en la ciudad como el Salvador, san Luis de los Franceses o la iglesia de la que hablamos hoy: la nueva parroquia de la Magdalena. Su autor: Leonardo de Figueroa, afamado arquitecto a principios de este siglo de las Luces y autor entre otros famosos edificios del Palacio Arzobispal o el Palacio de San Telmo.

La antigua parroquia y la Iglesia del convento de los dominicos

Valdés Leal, un pintor del barroco

La iglesia de la Magdalena actual se construyó como iglesia del convento de dominicos de San Pablo. Hubo una anterior pero que al estar muy deteriorada, no olvidemos las frecuentes inundaciones del cercano rio Guadalquivir, se derribó para hacer un nuevo edificio mucho más grande y suntuoso de acuerdo con el estilo barroco del momento.

Pero además de esta iglesia del convento que estaba destinada a los frailes dominicos, hubo otra parroquia para el público en el lugar de la actual plaza de la Magdalena. De esa parroquia, hoy también desaparecida se traerían casi todas las imágenes y altares que hoy decoran la Magdalena.

Es actualmente una de las iglesias más grandes de Sevilla y fue dedicada a Maria Magdalena.

Los dominicos eran frailes predicadores. La orden había sido fundada en el siglo XIII por Santo Domingo de Guzmán, nacido en Burgos. Fue una de las ordenes que acompañó al rey san Fernando en la conquista de Sevilla. la otra fueron los mercedarios. Por eso ambas ordenes recibieron buenos lugares para sus futuros conventos en Sevilla.

El interior de la iglesia de la Magdalena

La iglesia de la Magdalena tiene una sola nave rectangular con multitud de altares, un retablo mayor hecho en madera dorada y las paredes, columnas y techos decorados con pinturas al fresco. El más puro estilo barroco.

Valdés Leal, un pintor del barroco

Aunque los altares de la iglesia de la Magdalena son barrocos muchas de las tallas que los ocupan proceden de la antigua iglesia con lo que están datados en los siglos XV o XVI. Entre ellos destacamos el de la Virgen de la Antigua y Siete Dolores, el de la Virgen de las Fiebre, el Cristo del Gonfalón o el de la Virgen del Amparo.
el altar mayor ha sido recientemente restaurado por lo que vuelve a brillar con todo su esplendor.

Es el segundo más grande de Sevilla después del de la Catedral. Se atribuye a Pedro Duque Cornejo o a Cayetano de Acosta y en su hornacina central encontramos a la titular de la iglesia, Santa Maria Magdalena. También están representados Santo Domingo de Guzmán y San Francisco de Asís, San Pío V y San Benedicto XI y Santa Catalina de Siena y Santa Rosa de Lima. Esta ultima fue la primera santa del nuevo mundo.

Los frescos de la iglesia de la Magdalena son de Lucas Valdés, hijo del también pintor barroco Juan Valdés Leal. Destacan las columnas con los apóstoles que aluden a la labor de sostén de la iglesia de los doce apóstoles con su misión evangelizadora.


Los «perros del Señor» y otros símbolos de la orden.

Hay muchas leyendas alrededor de la figura de Santo Domingo. Se le suele representar con una estrella en la frente. Según la tradición, su madre, Santa Juana de Aza tuvo un sueño premonitorio en que su futuro hijo iluminaría desde su frente como un faro la cristiandad, gracias a sus predicaciones.

Valdés Leal, un pintor del barroco

Los perros con antorchas son otro de los símbolos que acompañan a los dominicos. Según su raíz latina dominico o «domini cani» significa “perros del señor”. Se refiere a los perros guardianes que con una antorcha en su boca iluminan también al mundo.

La cruz blanca y negra forma los colores de los frailes dominicos. El blanco simboliza la pureza y el negro la penitencia. De hecho esta pureza esta reforzada por la aparición frecuente de la azucena, flor blanca y pura por excelencia.

El ultimo elemento que se relaciona con los dominicos es el Santo Rosario, un rezo, creado en la Edad Media y que esta orden extendió por todo el mundo católico.

A la hermandad del Rosario, establecida en esta iglesia de la Magdalena pertenecía el pintor Murillo quien nos dejó una bonita representación de la Virgen del Rosario.

Todos estos símbolos los encontraremos repetidas veces en nuestra iglesia de la Magdalena.



¿Por qué está dedicada a la Magdalena?

Valdés Leal, un pintor del barroco
Santa Maria Magdalena

Santa Maria Magdalena es una de las santas protectoras de la orden de los dominicos. Maria de Magdala fue integrante del circulo más cercano a Cristo y precisamente fue ella quien dio la noticia de su resurrección al encontrar el sepulcro abierto. Esta portadora de noticias se ha relacionado con la predicación de los dominicos, quienes también eran portavoces de las buenas nuevas. De ahí su importancia para esta orden.

En la misma línea, otra santa muy representada en los conventos dominicos es Santa Catalina de Alejandría, santa intelectual, martirizada, pero quien a pesar de las torturas seguía predicando milagrosamente. Un buen ejemplo que seguir para nuestros frailes predicadores.


Valdés Leal, un pintor del barroco
Virgen del Rosario de Murillo

La iglesia de la Magdalena y los grandes artistas sevillanos

Bartolomé Esteban Murillo fue bautizado en esta iglesia el primero de enero de 1618. Era el menor de 14 hijos de un cirujano barbero. Vivió en esta collación gran parte de su vida y aquí se casó con Beatriz Cabrera quien le dio diez hijos. La pila bautismal de Murillo se encuentra en esta iglesia.
En la misma época Zurbarán, extremeño residente en Sevilla, se casó en esta parroquia con su tercera esposa.
Y el también contemporáneo Juan Martinez Montañés murió en la epidemia de peste de 1649 tiene aquí su partida de defunción.


Fray Bartolomé de las Casas y el mundo americano

Valdés Leal, un pintor del barroco

La iglesia de la Magdalena tiene un marcado carácter americano.
De aquí salieron los primeros frailes al nuevo mundo con la intención de evangelizar a los indios. Llegaron a la isla La Española, que luego tomaría el nombre de Republica Dominicana y su capital santo Domingo, por estos frailes procedentes del convento de Sevilla.

Fue poco después cuando un fraile dominico llamado Bartolomé de las Casas que seria nombrado obispo de Chiapas empezó a denunciar el trato denigrante que se daba en América a los indígenas. Su obra Breve historia de la destrucción de las Indias se escribió en los muros de este convento. Y su figura se considera una de las primeras defensoras de los derechos humanos.

Sobre las pilastras de la portada principal se tallaron unos rostros indígenas para recordar este carácter americanista del convento.


La iglesia de la Magdalena sede de dos cofradías de Semana Santa

En esta iglesia de la Magdalena se encuentra la Hermandad del Calvario y la Hermandad de la Quinta Angustia.
La hermandad del Calvario realiza su estación de penitencia la madrugada del jueves al viernes santo. La talla del cristo crucificado es de Francisco de Ocampo, de 1612. Lo acompaña la Virgen de la Presentación del siglo XIX y atribuida a Juan de Astorga.

La Hermandad de la Quinta Angustia tiene un hermoso paso con un impresionante Cristo en el descendimiento de Pedro Roldan (siglo XVII). Su capilla se encuentra en el único resto de la iglesia gótico-mudéjar que existía antes de la actual. Podemos ver tres bellas bóvedas con dibujo mudéjar de estrellas.


Como vemos la riqueza histórica y artística de la iglesia de la Magdalena es inigualable. Un paseo por sus altares y por su exterior fijándonos en los símbolos dominicos y en su bella espadaña es uno de los paseos más recomendables por Sevilla.

¿Quieres conocerla en nuestras rutas? este es nuestro contacto para hacer visitas a la carta https://www.toursevilla.com/contacto/

Una publicación sobre el patrimonio artístico de la iglesia de la Magdalena https://www.patrimoniodesevilla.es/real-parroquia-de-santa-maria-magdalena-guia-breve-de-su-patrimonio-artistico

La historia de Sevilla no tendrá secretos a partir de ahora con Sevilla History Lovers. Te presentamos un proyecto de Toursevilla.


¿Qué es Sevilla History Lovers?

Valdés Leal, un pintor del barroco
Hernando Colón, creador de la biblioteca colombina


Hace un año aproximadamente ante la falta de turismo derivada de la pandemia abrí un canal de Youtube y comencé un proyecto de vídeos sobre Sevilla, su historia, arte, curiosidades y personajes en la historia de nuestra ciudad. Los videos tuvieron buena acogida y así pudimos hablar brevemente de Hernando Colón, el bibliófilo creador de una magnifica biblioteca renacentista, de la escondida plaza del Cabildo, de los años jóvenes de Diego Velázquez, del primer Borbón Felipe V quien estableció su corte cinco años en Sevilla para curarse de sus problemas mentales…

Todos ellos aparecieron en vídeos de 5 a 10 minutos de manera semanal y los podéis ver en el canal de Youtube Toursevilla. Este es el enlace https://www.youtube.com/channel/UCJ9aaJF4YJpgcX4aGnm9GVg. También fácilmente localizables como Seville History Lovers.

Para dinamizar más el proyecto, unos meses después ideé una serie sobre la Historia de Sevilla de manera cronológica. Para ello conté con la colaboración de algunos compañeros, todos ellos guías oficiales e historiadores y expertos. Este es un pequeño resumen con el que esperamos que te entren ganas de ver nuestros vídeos.

La Historia de Sevilla en capítulos

El proyecto ha sido apasionante pues la Historia de Sevilla empieza con la Hispalis romana, hace 2000 años.

Esa Sevilla romana que tuvo una fundación mítica por parte del mismísimo Hércules duerme aun bajo nuestra ciudad, pero nos deja entrever parte de su esplendoroso pasado a través de lugares como el Antiquarium o el Castellum Aquae (Cisternas) bajo la Plaza de la Pescadería. También los fustes usados en edificios posteriores son testigos de aquella Hispalis, una de las ciudades más importantes de la Bética.

El segundo episodio de la Historia de Sevilla versa sobre la desconocida época visigoda. Fue quizás el más difícil de realizar ante la falta de vestigios físicos de esa época y cultura. No obstante, la Sevilla visigoda de los siglos V y VI tiene un personaje fundamental que influyó en toda la cultura medieval. Se trata de San Isidoro de Sevilla, autor de las Etimologías y compilador de toda la información de su tiempo.

No fue por mucho tiempo en Sevilla e Hispania en general y así los visigodos cayeron ante el avance imparable del Islam desde el norte de África. Desde el 711 al 1248 Sevilla fue dominada por los musulmanes quienes nos dejaron uno de los testamentos mas ricos y originales en la ciudad. Gracias a ellos tenemos hoy la famosa Giralda, la Torre del Oro, las murallas de la Macarena e incluso el trazado urbano de Sevilla.

Hasta que en 1248 el rey Fernando III de Castilla y León cambió totalmente las tornas de la Historia de Sevilla con la conquista de la ciudad para los cristianos. Es entonces cuando se comienzan y amplían los principales monumentos de Sevilla, me refiero al Alcázar, fortaleza y palacio real y por supuesto a la gran Catedral, la llamada Magna Hispalense, que inicia sus obras sobre el solar de la antigua mezquita en 1431.

Esta ciudad en expansión, cruce de rutas comerciales entre Africa, el Atlantico y el Mediterráneo podía intuir que se acercaba una época de esplendor. El premio superó todas las expectativas con el Descubrimiento de América en 1492. Solo unos años después en 1503 con el establecimiento de la Casa de la Contratación, Sevilla se convirtió en centro comercial con el Nuevo Mundo y recibió por tanto los novedosos alimentos americanos y los metales que enriquecieron temporalmente la ciudad.
Protagonista de esta Sevilla del Renacimiento fue sin duda el rio Guadalquivir, navegable desde Sanlúcar en el Atlántico hasta Sevilla y que a los pies de la Torre del Oro vio llegar y partir las más importantes expediciones a ultramar.

Y como todo lo que sube, baja, el siglo siguiente de la Historia de Sevilla no tuvo el mismo esplendor. Nos encontramos ya en época barroca, un siglo XVII tristemente llamativo por la crisis económica, epidemias, inundaciones y empobrecimiento general en España. Pero que sin embargo destacó en lo cultural y artístico con nombres como Murillo, Velázquez o Zurbarán. A veces las épocas de crisis son las más prolíficas culturalmente. Tanto que al siglo XVII se le ha llamado el Siglo de Oro.

Valdés Leal, un pintor del barroco
Antigua fábrica de Tabacos s.XVIII, hoy Rectorado de la Universidad

El brillo de Sevilla se iba apagando pero nunca se perdió del todo y la ciudad intentó sobrevivir al naufragio de ver como la Casa de Contratación en el siglo XVIII se trasladaba a la costera Cádiz. Es la Sevilla de la Ilustración en que tras muchos siglos vino la corte a la ciudad, aunque temporalmente, con el rey Felipe V y su esposa la reina Isabel de Farnesio. Es también un siglo en que se crean fábricas como la de Artillería o la de Tabacos. Y sobre todo, es cuando se asientan las tradiciones sevillanas que hoy más llaman la atención: la Tauromaquia y la Semana Santa.


Sevilla la ciudad que se «reinventa»

Valdés Leal, un pintor del barroco
Casa de Pilatos. s.XVI

Siempre con luces y sombras, una ciudad que nunca perdió protagonismo ni en sus épocas más oscuras y que ha ido avanzando pero a la vez conservando de épocas anteriores. El resultado son 2000 apasionantes años de Historia de Sevilla y una mezcla de culturas impresionante de la que pocas ciudades en Europa podrían presumir.

Como se dice en uno de los episodios de nuestra serie Historia de Sevilla: Sevilla es un museo al aire libre. Paseando por nuestras calles encontramos ecos romanos, visigodos, medievales, andalusís, renacentistas, barrocos, ilustrados… es una ciudad que siempre se reinventa. Es narcisista, compleja, brillante, apasionante y apasionada. Por ello queremos invitarte a que la conozcas un poco mejor en esta serie de vídeos que hemos hecho con todo el cariño hacia nuestra tierra.


Mi compañero y doctor en Geografía César López Gómez dedicó recientemente un artículo en su afamado blog a nuestro proyecto de vídeos. Incluye una pequeña bio de los guías participantes. Lo puedes ver pinchando en este enlace: https://cesarlopezgomez.com/sevilla-history-lovers-una-forma-didactica-y-amena-de-conocer-la-historia-de-nuestra-ciudad/

si te ha gustado nuestra manera de trabajar podemos ofrecerte visitas guiadas presenciales y también virtuales. Para contactar: https://www.toursevilla.com/contacto/

Estos vídeos y más los puedes ver también en instagram: https://www.instagram.com/seville_history_lovers/