La Sevilla musulmana existió durante más de 500 años. Entre la etapa visigoda y la etapa medieval cristiana nuestra ciudad tuvo un periodo muy rico culturalmente pero también muy complejo. Todo empezó en el 711 cuándo tropas musulmanas llegaron del norte de África y en sólamente 7 años ocuparon toda la Península Ibérica y derrocaron al poder visigodo de Toledo. La capital fue Córdoba pero Sevilla fue una ciudad destacada durante este periodo y tomaría el nombre de Ishbiliya. Todavía hoy 1000 años después tenemos importantes monumentos y vestigios que nos hablan de esta Sevilla andalusí. Vamos a verlos. Puedes leer el siguiente artículo o también puedes ver este bonito vídeo con los comentarios de Elisa Simon.

Elisa Simon (de Al-Andalus a Sefarad) nos habla de la Sevilla Andalusí

Para Sevilla hay dos periodos importantes: siglo 11 con los Reinos de Taifas y los siglos 12 y 13 con los Almorávides y los Almohades.

Los reinos de Taifas y Almutamid

Hacia el año 1080 cuando toda Europa estaba sumida en un período bastante oscuro, en la Sevilla musulmana hubo rey poeta que llevó a la ciudad a a un nivel cultural muy elevado. El rey poeta se llamaba Almutamid de la familia de los Abadies y fue el primero que construyó el actual Alcázar.  De esa época todavía quedan restos en la muralla y en algunas puertas. Su amada se llamaba Itimad y a ella dedicó bellos poemas que todavía se conservan y que según la tradición adornaban las paredes de su palacio del Alcazar.

Pero Almutamid murió en el exilio, lejos de su amada Sevilla ya que fue derrotado por los almorávides un grupo musulmán norteafricano muy religioso.

Historia de Sevilla 3. La Sevilla musulmana
Columna dedicada a Almutamid en los jardines del Alcázar

Los Almorávides

Su nombre quiere decir los hombres del ribat porque venían de fortalezas monasterios que se situaban normalmente a la orilla en la costa. Estos Ribat han dado lugar a nuestro vocablo Rábida.  

Los Almohades

La época musulmana continuó unos años después con la dinastía Almohade que supuso para Sevilla su edad de Oro. A final del siglo 12 y principios del 13, los Almohades, originarios del Norte de Africa convirtieron a Sevilla en la “novia de Al-Andalus”. Su capital africana estaba en Marrakech y la andalusí en Ishbiliya. Ellos nos han dejado la mayoría de los restos de la Sevilla musulmana.

Vestigios de la Sevilla musulmana

La torre se decoró con paños de Sebka (rombos) y ventanas de arcos de herradura y polilobulados. Su elegancia no tenía rival. Arriba, fue coronada por cuatro bolas de bronce dorado, hoy perdidas  y que formaban el llamado yamur. El almuédano o muecín subía a esta torre cinco veces al día para llamar a los fieles a la oración. Y lo hacía a través de una rampa interior, presumiblemente a caballo. Su voz inundaba todos los rincones de las calles de Ishbiliya, esa Sevilla musulmana que aun perdura en algunos rincones.

Historia de Sevilla 3. La Sevilla musulmana

El otro gran monumento almohade que hay en Sevilla es la Torre del Oro. Fue una torre albarrana, es decir exenta de la muralla pero unida a ella a través de un muro. Su función era defensiva y de vigilancia y no era la única torre. Una similar que aun se conserva recibe el nombre de Torre de la Plata.

Estas fortificaciones se completaban con una gran muralla que circundaba toda la Sevilla musulmana y de la que aun tenemos algunos tramos. Fue construida igualmente en época almohade y era una muralla doble en algunas partes, lo que no impidió que los cristianos acabaran conquistando la ciudad unos años después, en 1248. Ese resto de muralla lo podemos ver aun en el barrio de la Macarena. Por desgracia el resto se derribó a mediados del siglo 19 para ampliar el casco urbano.

No nos olvidemos que al otro lado del río había una gran fortaleza, el posteriormente llamado Castillo de San Jorge. Hoy su lugar lo ocupa el mercado del barrio de Triana, pero ese castillo sería esencial en la Historia de Sevilla y de no muy buen recuerdo a partir del siglo 16 en que fue sede del Tribunal de la Inquisición. Al castillo y al otro lado del río se accedía por el llamado puente de barcas, una construcción inestable pero muy eficaz que duró unos 700 años hasta la construcción del actual Puente de Triana en 1852.

Historia de Sevilla 3. La Sevilla musulmana
Azulejo conmemorativo del Puente de barcas de Triana

Ese trazado laberíntico de la Sevilla musulmana aun nos habla de la ciudad islámica que existió hace mil años. Por último no olvidemos los bonitos nombres de algunas calles como Alcaicería que nos transportan a la gran urbe andalusí de Ishbiliya.


Para saber más sobre esta fascinante época andalusí puedes visitar el blog De Al-Andalus a Sefarad https://andalfarad.com/

para conocer la Giralda, la Torre del Oro y las bellas historias del rey Almutamid lo mejor es una de las visitas guiadas de Toursevilla. Aquí: https://www.toursevilla.com/tours/

La Sevilla visigoda no es muy conocida. Nada que ver con la época Barroca o con el Renacimiento que fueron épocas de una gran brillantez. Sin embargo la época visigoda nos esconde secretos muy interesantes y personalidades como San Isidoro de Sevilla que fueron fundamentales para entender el Occidente europeo en la Edad Media. Te propongo viajar a la época visigoda a través de este pequeño vídeo de producción propia:

Marta Casals os cuenta qué pasó en Sevilla en tiempos de los Visigodos

Todo empezó con el fin del imperio romano. Oficialmente cayó en el año 476. En esa época llegaron pueblos del norte de Europa llamados de manera general godos. En otros lugares de Europa se asentaron los ostrogodos y en España los visigodos. La capital la establecieron en la ciudad de Toledo. Pero Sevilla, la romana Híspalis fue desde el primer momento uno de sus centros principales.

San Isidoro de Sevilla

Aunque su familia procedía de Murcia, aquí nació una de las figuras más importantes de esta Sevilla visigoda: San Isidoro de Sevilla.

Historia de Sevilla 2. La Sevilla Visigoda
San Isidoro de Sevilla, pintado por Murillo en el siglo XVII

Isidoro fue el autor de las Etimologías una obra que constaba de veinte libros y que trataba de temas tan variados como la gramática, la medicina, el derecho o las Ciencias Naturales. Era por tanto una especie de enciclopedia que se convirtió en base para toda la cultura europea entre los siglos VIII y XV. Y que, no olvidemos, nació en nuestra Sevilla visigoda. Tan magna obra y su tarea de compilador de toda la información existente hasta entonces han dado lugar a un caso curioso. La iglesia católica escogió a San Isidoro como patrón de Internet hace pocos años. ¿Por qué? Porque recogió todo el saber en su obra, la misma misión que la red actual.

Arrianos y Católicos

Antes de Isidoro los visigodos eran arrianos, es decir cristianos pero seguían una secta fundada por Arrio en el siglo IV. El rey Leovigildo, arriano, tuvo una guerra civil con su hijo Hermenegildo por cuestiones religiosas. Hermenegildo en Sevilla, influenciado por las predicaciones del obispo Leandro se hizo católico. Hermenegildo sería torturado durante su encierro en la actual puerta de Córdoba (Sevilla) y finalmente asesinado. Pero su hermano Recaredo, que le sucedió, se hizo definitivamente católico. Las influencias de los dos hermanos Leandro e Isidoro, ambos arzobispos de Sevilla, jugaron un papel muy importante en el establecimiento definitivo del catolicismo en España. Estamos en el año 586.

Hermenegildo, que no llegó a ser rey, se convirtió en santo de la Iglesia de Sevilla y se le representa en multitud de pinturas, sobre todo en el momento de su martirio con los atributos de la tortura que son: las cadenas y un hacha con la que fue muerto.

Por supuesto también fueron santos los hermanos Isidoro y Leandro. Normalmente se le representa en pareja. Así los pintó Murillo y decoran la sacristía mayor de la catedral de Sevilla. También tienen sus culturas respectivas en el Corpus Christi. Y en la fachada de la catedral los talló en el siglo XV el escultor Lorenzo mercadante de Bretaña con sus mitras, su báculo y su libro en las manos. Hay una Iglesia de San Isidoro en Sevilla y un convento para su hermano: el monasterio de San Leandro de monjas agustinas que fabrica deliciosas yemas.

Vestigios de la Sevilla Visigoda

¿Qué restos físicos tenemos de la Sevilla visigoda? desgraciadamente no mucho.  La subsiguiente época musulmana y más tarde la Edad Media cristiana han borrado casi todas las huellas de este periodo que tampoco fue muy largo.  Bajo las setas en el anticuario además de las casas romanas se ha conservado en la planta de una casa visigoda. En el Patio de los Naranjos de la catedral hay una fuente cuya taza central proveniente de una Iglesia visigoda dónde sería la pila bautismal.

Historia de Sevilla 2. La Sevilla Visigoda
Taza visigoda en la fuente del Patio de los Naranjos de la Catedral de Sevilla
Historia de Sevilla 2. La Sevilla Visigoda

Sabemos que la disposición de la Sevilla visigoda era bastante diferente a la actual. Por ejemplo el río Guadalquivir tenía un curso distinto entraba por la Alameda de Hércules atravesaba toda la ciudad y desembocaba en el curso principal por la puerta de Jerez.

Fin de los Visigodos

La época visigoda seguía su curso, fueron en total unos 250 años y curiosamente tuvieron muchísimos reyes, en total 33, es la famosa lista de los 33 Reyes Godos. Un poder que a la larga no resultó muy estable y principios del siglo VIII sufrió una cuenta guerra civil entre los partidarios de Rodrigo y de Witiza por otro. Este momento de inestabilidad ayudó a una nueva fuerza proveniente del norte de África entrar a la península Ibérica al mando de Tarik. Eran los musulmanes. Y el año era el 711 .

Los judíos habían sido una minoría importante durante la época visigoda pero progresivamente vieron reducidos sus derechos e incrementados los ataques hacia ellos con la conversión del Reino al catolicismo. La tradición les atribuye un papel importante apoyando a los nuevos invasores islámicos.

De cualquier manera, la batalla del Guadalete en el sur de la península supuso la derrota de Rodrigo y el fin de la cultura visigoda en España. Solamente unos pocos cristianos se refugiaron en las montañas de Asturias a partir de allí después de la llamada Batalla de Covadonga empezó la famosa Reconquista, una época que iba a durar 700 años, prácticamente toda la Edad Media. Poco a poco fueron ganando territorio los cristianos y formando los reinos de León y Castilla, Navarra y Aragon. Pero eso es otra historia.


Nuestros tours en Sevilla de la Catedral y del Museo de Bellas Artes incluyen informacion sobre la Sevilla Visigoda https://www.toursevilla.com/tours/

Para conocer más sobre San Isidoro de Sevilla aquí tienes un pequeño artículo biográfico https://www.biografiasyvidas.com/biografia/i/isidoro.htm

Un libro general sobre los visigodos https://www.amazon.es/Historia-Visigodos-Daniel-G%C3%B3mez-Aragon%C3%A9s/dp/8418089954

Y si quieres ver una de las mejores representaciones de San Hermenegildo y no puedes ir al Museo del Prado, mira este enlace, que te describe perfectamente la pintura que hizo sobre el tema Herrera el Mozo en el siglo XVII

https://www.museodelprado.es/aprende/enciclopedia/voz/triunfo-de-san-hermenegildo-el-herrera-el-mozo/42c5ff96-0892-4a63-8c6d-168af4fd7c58

Vamos a hablar de la Sevilla romana, o mejor debemos decir la Hispalis romana, ya que este era el nombre que tenía nuestra ciudad hace dos mil años.
Sevilla sin embargo no fue fundada por los romanos sino que es anterior. Parece que se remonta a época fenicia, es decir, al siglo VII a.C.

Si prefieres conocer sobre la Hispalis romana mediante un vídeo pincha aquí:

Manuel Serrano, guía oficial de Sevilla, nos habla de la Hispalis romana

Los fenicios o cananeos procedían de Oriente Medio, era un pueblo comerciante que había fundado colonias y ciudades por todo el Mediterráneo. Atravesaron el estrecho de Gibraltar y tras fundar la milenaria Gades (o Gadir) llegaron al lugar donde se asentaría Sevilla, la llamarían Ispal. Esta era una zona estratégica por el acceso a las minas de cobre y plata del suroeste de la Península, además de por su riqueza agrícola y por último estaba situada a orillas de un gran río, en un estuario muy cerca de la costa, aun más de lo que está ahora.  

Historia de Sevilla 1. La Sevilla romana
Julio César en la fachada del Ayuntamiento

Fundación mítica

Según la tradición fue Hércules el Dios Hércules el que fundó la ciudad de Sevilla vino persiguiendo por el río Guadalquivir a la diosa fenicia Astarté. Astarté gira a la derecha y funda Triana, Hércules giró al la derecha y fundó Híspalis. Pero la ciudad se hizo más importante a partir del siglo segundo antes de Cristo como fundación romana a raíz de la batalla de Ilipa Magn, actual Alcalá del Río. Según la tradición Julio Cesar estuvo en el sur de la Península Ibérica , entonces llamada Bética y fue el que hizo la primera muralla de Sevilla.

El templo de la calle Mármoles

De esta Sevilla romana no quedan muchos vestigios pero cómo un poco de curiosidad encontraremos en el centro histórico algunos restos que nos hablan de esa época pasada. Hay en la calle Mármoles restos de un templo romano construido entre el siglo primero y segundo. Es de la época del emperador Adriano son 3 columnas lo que podemos ver.

Historia de Sevilla 1. La Sevilla romana
Restos del templo de la Calle Mármoles

Originalmente había seis pero en el siglo XVI el asistente de la ciudad se llevó tres para decorar una nueva plaza que estaban haciendo la que sería después la Alameda de Hércules. En el camino una se rompió por lo cual en esa plaza solo pusieron dos las tres restantes quedan en el sitio original de la calle Mármoles y están situadas a cinco metros de profundidad lo que muestra la profundidad de la ciudad en época romana.

Las murallas

La mayor parte de las murallas que quedan de Sevilla, incluidas las del Alcázar, son de época musulmana, concretamente almohades del siglo XII.  Sin embargo parece que hubo unas más antiguas romanas y se utilizaron piedras o el basamento de estas para construir las islámicas.

Estructura de la ciudad

Como casi todas las ciudades romanas, la Sevilla romana o Híspalis se dividía en calles rectilíneas muy ordenadas. Había un eje principal que iba de norte a sur y se llamaba Cardo máximo, había otro eje que cruzaba de este a oeste llamado Decumano máximo. En el centro había una plaza central que correspondía al foro esta plaza se encontraba ubicada en la actual plaza de la Alfalfa.

Antiquarium

Antiquarium es el nombre que se dio a los restos arqueológicos romanos encontrados en el centro de Sevilla justo debajo de la construcción moderna Metropol Parasol (las Setas), están unos 4 metros de profundidad y por suerte se salvaron casi todos los restos arqueológicos. Son en total 9 casas entre los siglos I y II después de Cristo. Esta era la zona de la Sevilla romana que correspondía a las casas patricias y estaba muy cerca del foro romano.

En el Antiquarium que es una zona arqueológica visitable se encontraron bellos mosaicos construidos a base de ricas teselas, algunos en blanco y negro y otros con colorido también capiteles columnas y elementos más curiosos como juegos infantiles o lámparas llamadas lucernas.

El río fósil y las salazones

En época de la Sevilla romana el río Guadalquivir entraba por esta zona de la ciudad. Y al lado del río había unos almacenes donde se hacían salazones es decir dónde es esa lavar pescado para su conservación todavía se han conservado cubetas que nos hablan de ese uso. Aquel río con el tiempo fue desecado pero siguen existiendo en el subsuelo y por eso se sigue inundando periódicamente y hay que drenar el agua cada cierto tiempo. Esto es lo que se llama un río fósil.

Otros vestigios de la Sevilla romana

Para construir la Giralda que fue el antiguo minarete de la mezquita en el siglo XII se utilizaron lápidas romanas , estan hechas en mármol y todavía se pueden ver perfectamente y contrastan con el resto de la torre que está construida en ladrillo.

Los fustes de columnas que se encuentran alrededor de la catedral son también de origen romano hay algunos en mármol y otros en granito y unidos por cadenas conforman el perímetro de la catedral.

Otras columnas más pequeñas pero también de origen romano las podemos ver en algunas esquinas de casas del centro histórico , se llamaban guardacantones y se utilizaban para proteger las esquinas de las casas y que no las estropearan los carros de caballos al pasar.

Historia de Sevilla 1. La Sevilla romana
Fustes romanos alrededor de la Catedral

Más columnas romanas las podemos ver en los soportales de las tiendecitas de la Plaza del Pan, una de las plazas más antiguas de Sevilla.

Anfiteatro, teatro y necrópolis en la Sevilla romana

Las excavaciones arqueológicas han revelado restos romanos debajo de la Iglesia de San Nicolás, concretamente había un teatro.  En todas las ciudades romanas era necesario tener diversiones así que además del teatro estaba el anfiteatro, éste se encontraría debajo del convento de Capuchinos  y estaba las afueras de la ciudad debido a su gran tamaño. Según la tradición en este anfiteatro pudieron ser martirizadas las santas patrona de Sevilla Santa Justa y Santa Rufina en el siglo IV de nuestra era.

También por esa zona, debajo de unas edificaciones modernas, en la carretera de Carmona se han encontrado una necrópolis qué tenía originalmente hasta los 90 tumbas.


Ya veis que bajo la Sevilla actual se extiende una fascinante Sevilla romana de hace dos mil años. Aun duerme bajo nuestros pies a unos 5 metros de profundidad.

Para saber más sobre la Sevilla romana podéis visitar:

Y para recorrer los rincones de la Sevilla romana una de nuestras visitas guiadas a la carta: https://www.toursevilla.com/tours/