jardines de los alcázares de sevilla

La Sevilla medieval cristiana es un período apasionante, que supuso muchos cambios importantes para nuestra ciudad. Reyes como Fernando, Alfonso y Pedro, llamados respectivamente «santo», «sabio» y «cruel o justiciero» hicieron de Sevilla su corte o una de sus ciudades favoritas. Vamos a conocerlos a través de este interesante vídeo de Seville History Lovers.


Empezamos con la conquista de la ciudad en 1248 por los castellanos al mando de Fernando III, luego llamado rey Santo. Fueron 3 años de asedios que finalizaron con la conquista y ocupación de Sevilla. unos años antes los cristianos habían conquistado Córdoba, con lo que dos de las ciudades más importantes de Andalucía ya no eran musulmanas.

Historia de Sevilla 4. La Sevilla medieval cristiana
Fernando III de Castilla

Fernando III, Alfonso X y Pedro I

El rey Fernando practicó una política de tolerancia hacia los vencidos, permitiéndoles quedarse y mantener sus costumbres, lengua y religión. También protegió a la comunidad judía que era numerosa en Sevilla. De hecho, Fernando III se nombró el rey de las Tres Religiones. Y en su epitafio podemos ver inscripciones en cuatro lenguas: latín, castellano, hebreo y árabe.

Su hijo Alfonso X llamado el Sabio continuó esta política de tolerancia aunque no de integración y fue Alfonso quien dio la Judería, actuales barrios de Santa Cruz y San Bartolomé, a la comunidad hebrea.
Estas buenas relaciones durarían unos cien años más.

Fue con el rey Pedro I de Castilla cuando las relaciones cristianas, judías y musulmanas alcanzarían su mejor momento. La judería de Sevilla estaba habitada por unas 5000 personas y los altos cargos del reino estaban ocupados por judíos.

El caso más claro fue el de Samuel Levy, consejero y tesorero del rey, toledano de origen y propietario de un rico palacio en la Sevilla medieval cristiana. En cuanto a los musulmanes, llamados mudéjares, tuvieron el privilegio de construir un palacio para el rey de Castilla siguiendo sus tradiciones artísticas. Así hoy tenemos el precioso palacio mudéjar en el Alcazar, un perfecto ejemplo de síntesis de cristiano y musulmán.

Convivencia o Tolerancia

Esta situación idílica y excepcional en toda Europa no duró mucho, pues la muerte de Pedro y la llegada de la dinastía Trastámara cambió los vientos para la convivencia de culturas en esta Sevilla medieval.

Cada vez más los judíos fueron presionados a la conversión. Serían llamados conversos, pero también peyorativamente “marranos” y aunque ya eran oficialmente cristianos fueron sospechosos de practicar la religión judía de manera secreta. Este cripto-judaísmo llevó a final del siglo XV a fundar el Tribunal de la Inquisición en Castilla. Y el primero fue en Sevilla donde había un gran número de judeo-conversos. La fecha fue 1478 y con ello cambió el panorama social y religioso de la sociedad española.

La Santa Inquisición

La inquisición no era algo nuevo. Había habido una Inquisición antes en Aragón, en Francia y existía en la misma Roma. Su misión fue perseguir a los herejes, ya fueran falsos judeo-conversos, cátaros en Francia, posteriormente protestantes o las consideradas desviaciones de la norma como la brujería. Su poder era enorme, dependían de la Corona y la llevaba a cabo la orden dominica. En Sevilla tuvo su cuartel general en el Castillo de San Jorge, al otro lado del rio, en el arrabal de Triana.

Historia de Sevilla 4. La Sevilla medieval cristiana

La Catedral más grande del mundo

Esta Sevilla medieval cristiana mantuvo las murallas islámicas, renovó el palacio del Real Alcázar con estancias en el nuevo estilo gótico y más tarde con el nuevo palacio mudéjar de Pedro. La mezquita mayor o mezquita aljama se uso durante más de un siglo como un templo cristiano, pero a principios del siglo XV se decidió su demolición y construcción de una nueva. “Hagamos una catedral tan grande que todos los que la vieren nos tengan por locos” parece que dijo el cabildo de la Catedral con mucha ambición. Y no se equivocaron puesto que muchos años fue la más grande del mundo y actualmente es la catedral gótica de mayores dimensiones.

Como torre de la nueva Catedral se mantuvo el alminar de la mezquita durante la Sevilla medieval. Las bolas que la coronaban fueron sustituidas por la cruz cristiana, aunque su aspecto definitivo se lo daría Hernán Ruiz en el siglo XVI con un nuevo campanario. Fue una suerte conservar la original torre almohade del siglo XII. Si creemos la leyenda fue el entonces príncipe Alfonso, hijo del conquistador rey Fernando de Castilla quien impidió su demolición: “cortaría una cabeza por cada ladrillo que se tirara de la hermosa torre”. Gracias a la sensibilidad del “rey sabio” la torre sigue aun en pie con sus casi 100 metros de altura.

El emblema del NO8DO

Historia de Sevilla 4. La Sevilla medieval cristiana
La Giralda en tres momentos diferentes de la Historia

Fue también el rey Alfonso X quien dio a la Sevilla medieval un curioso emblema que aun hoy se conserva. Estando el rey en guerra civil contra su propio hijo, Sevilla fue una de las pocas ciudades que permaneció fiel al rey legítimo. En agradecimiento el rey, aficionado a los juegos de palabras dijo: Sevilla no me ha dejado. Esto se plasmaría con las letras NO y DO y en medio una madeja. De forma que la lectura sería Sevilla no me ha dejado o abandonado. Puedes ver esta explicación más extendida en mi artículo de Toursevilla: https://www.toursevilla.com/escudo-sevilla-no-do/

El rey Alfonso está enterrado en Sevilla junto con otros dos reyes. Uno es el rey Fernando III, su padre, quien curiosamente conserva su cuerpo incorrupto de manera milagrosa, de ahí su apelativo de rey santo. De hecho, se puede visitar su féretro cuatro días destacados al año: el 30 de mayo, día de su muerte y festividad; el 24 de agosto como cierre de las fiestas de la Virgen de los reyes; el 23 de noviembre, aniversario de la conquista de la ciudad.

El otro rey que descansa en la Capilla real de la Catedral de Sevilla es Pedro I de Castilla, llamado el Cruel por sus enemigos o el Justiciero, por sus partidarios, el pueblo de Sevilla y judíos y musulmanes de su época. Fue un rey enamorado de Sevilla, ciudad de la que hizo su corte y nos dejó del bello palacio del Alcázar. Para conocer más historias de este rey puedes leer este artículo sobre la leyenda de la Cabeza del Rey Don Pedro. https://www.toursevilla.com/leyendas-de-sevilla/


Esta Sevilla medieval cristiana hemos visto que es dinámica, con numerosos sucesos, leyendas, personajes potentes y de gran importancia para la ciudad de Sevilla. Pero no sabía Sevilla que le aguardaba otro período más intenso en que sería protagonista del mundo. Un insistente navegante italiano, consiguió de la reina de Castilla financiación para llegar a las Indias por el oeste, allá por 1492. Este hecho cambiaría el mundo y a Sevilla le reservaba un papel clave como centro del comercio con el nuevo mundo unos años más tarde…