Casa Pilatos

La Casa de Pilatos es un bello palacio sevillano característico de estas tierras andaluz y uno de los mejores exponentes de la arquitectura sevillana del siglo XVI. De estilo renacentista italiano – mudéjar, tiene elementos también románticos y está considerado como el mejor edificio nobiliario andaluz.

La Casa Pilatos es una de las visitas obligada en nuestro recorrido por la capital hispalense. Por eso, desde Toursevilla queremos ayudarte a que descubras esta maravilla arquitectónica, ¿nos acompañas?

El palacio está situado en la plaza del mismo nombre, en el centro histórico de la ciudad, muy cerquita de la Judería. Fue mandado a construir en el año 1483, por Pedro Enríquez de Quiñones (IV Adelantado Mayor de Andalucía) y su segunda esposa, Catalina de Ribera.

Durante muchos años fue la residencia de los duques de Medinaceli y sede de la Fundación Casa Ducal de Medinaceli, dedicada a la gestión de patrimonio histórico-artístico.


Interior de la Casa Pilatos

Un portal de mármol de estilo renacentista y rematado por una crestería gótica nos recibe a nuestra llegada. En nuestro recorrido visitaremos dos patios que son el alma del palacio. En el primero se encuentra el edificio principal de dos plantas, rodeado de bellos jardines con formas y dimensiones distintas. Por un lado está el conocido popularmente como jardín chico, en el lado este y el jardín grande al oeste.

Al atravesar la doble galería llegaremos al segundo patio o principal. Su planta es cuadrangular, lleno de galerías, con una fuente en el centro y dos estatuas de la diosa Palas. Es un buen ejemplo de un patio típico andaluz.

La galería baja del palacio posee un total de veinticuatro bustos de emperadores romanos y españoles, además de personajes importantes.

Las escaleras del palacio son impresionantes, comunica las plantas baja y superior del edificio y está decorada con zócalos de azulejos de gran colorido. No te pierdas el techo, una gran cúpula de madera que te sorprenderá.

En su interior hay varias salas con una rica colección de pinturas y tapices de los siglos XVI al XIX. Podemos destacar frescos del pintor Francisco Pacheco, una pintura sobre cobre de la serie de Tauromaquia de Francisco de Goya o tres obras del pintor Lucas Jordán.

Una de las estancias más especiales es la Capilla de la Flagelación del siglo XV, de estilo gótico con decoración mudéjar.

La Casa Pilatos está abierta todos los días, de noviembre hasta marco con horario de 9:00h. a 18:00h. y de abril a octubre de 9:00h a 19:00h. Tienen un precio de 6€ para visitar solo la planta alta o de 8€ para toda la casa. Las tardes de los miércoles de 15:00h a 19:00h es gratuita.


De la Casa Pilatos a la Cruz del Campo

De la Casa Pilatos a la Cruz del Campo

El fundador de la Casa de Pilatos fue Don Fadrique Enríquez de Ribera. En 1521 marchó de peregrinación a Jerusalén y a la vuelta pasando por Italia dedicó unos meses a comprar antigüedades clásicas que aún podemos ver en su palacio. Además, influenciado por su estancia en Tierra Santa, instauró en Sevilla la tradición del Via Crucis.

Este era el camino que Cristo hizo desde la Casa de Pilatos original hasta el Monte Calvario, donde fue crucificado. La primera estación era su palacio, de ahí el nombre popular pues todo el mundo empezó a llamarlo Casa de Pilatos. El camino recorría catorce estaciones que aun hoy están marcadas con bonitos azulejos sevillanos. Terminaba en un templete conocido como la Cruz del Campo, puesto que entonces estaba a las afueras de Sevilla.

Años después se construyó al lado de este templete una fábrica de cerveza local: la Cruzcampo. Si quieres saber más sobre el Via Crucis, los sitios históricos de este recorrido y la célebre cerveza sevillana, aquí tienes un vídeo sobre este tema. ¡Espero que lo disfrutes!