Visitas Sevilla - Torre del Oro

No existe visión más sublime que estar de espaldas al Guadalquivir en un atardecer sevillano y tener de frente al sol reflejado en la Torre del Oro. Majestuosa, imponente y regia, se erige como un soldado incólume, guardián de una ciudad que se rinde a sus pies.

Por sus pies, pasan todos los días, miles de turistas y ajetreados sevillanos de camino a sus quehaceres cotidianos. Sin embargo ¿Conocen todos la historia, importancia y origen del nombre de la Torre del Oro? La torre del oro es, solo por debajo de la Giralda y la catedral de Sevilla, símbolo inequívoco de la ciudad.


Una historia es fascinante y maravillosa

Fue erigida en el año 1220, durante el imperio Almohade, como una torre defensiva a la ciudad. Este conjunto de torres y murallas, cerraba el acceso al Arenal, formando un perímetro defensivo junto a la Torre de Plata, la torre Abd al-Aziz y el Alcázar.

Fue abandonada, reconstruida, saqueada y remodelada muchas veces. Incluso fue propuesta su demolición con el fin de ensanchar el paso de carruajes y así, permitir un paso más recto a Triana. Los ciudadanos de Sevilla, presentaron una fuerte oposición a este proyecto y elevaron su queja al Rey, quien intercedió en favor de la conservación de la Torre.

Protagonista histórica de batallas legendarias, aparece como símbolo en escudos como el de Avilés y Cantabria. Ha sido prisión, templo de devoción y actualmente, bajo la protección de la armada española, es parte del museo naval y parte importante del paseo marítimo.

Un dato muy curioso sobre la torre, es que mide solo 36 metros, muchos visitantes se sorprenden, pues la imaginan mucho más alta, aunque no por ello se debe despreciar la majestuosa vista desde su mirador en su última torre. Desde este mirador, se puede tener una vista privilegiada y de 360º de Sevilla, Triana y todo el esplendor del Guadalquivir.

Ahora bien,


¿Por qué se le llama Torre del Oro?

Existen varias leyendas sobre el nombre de la torre. La primera dice que ahí se guardaba el oro proveniente de las Américas, dada su cercanía con el puerto y su posición defensiva. Aunque tenga cierta lógica estratégica, lo cierto es que el oro que venía de las colonias españolas en América, se resguardaba en la Casa de la Contratación, lo que hoy es el Archivo de Indias, ya que después era llevado a la casa de la moneda, lo que hoy ocupa los espacios del teatro de la fundición en el Arenal.

Otra de las leyendas más difundidas dice que la torre estaba cubierta de azulejos que la hacían brillar a la luz del día. Nuevamente, y a pesar de la suntuosidad de algunas construcciones árabes, la torre fue solo una torre defensiva sin mayor importancia arquitectónica o religiosa a fin de ser tan ostentosa. Pero, se han realizado levantamientos que han concluido que no hubo azulejos recubriendo su superficie.

El nombre de la Torre de Oro, se debe a su construcción en mortero de cal y paja prensada, este material en contraste con la luz del sol le da un brillo espectacular. De hecho, si tenemos la suerte de estar frente a la torre en un atardecer en Sevilla, podremos ver su fulgor y entenderemos perfectamente porque tiene ocho siglos llamándose la TORRE DEL ORO.

Sevilla está llena de sitios llenos de encanto, historia y mucha tela que cortar. En TourSevilla te llevamos por muchos sitios como este, en los que te impregnarás de la tradición y daremos un viaje en el tiempo dentro de una ciudad con tres mil años de historia viva.