agua saliendo de una fuente

El Calor de Sevilla

Todos sabemos que Sevilla en verano puede llegar a ser sofocante. Pese a ello, Sevilla en verano cuenta con multitud de soluciones para evitarlo. Además, te vamos a dar una serie de consejos que te ayudarán a moverte mejor y a encontrar los planes perfectos en función de la hora del día.

Lo primero de todo es dedicar las horas centrales del día en estar en zonas con aire acondicionado, ya sea un restaurante, echando la siesta o visitando museos. También existen multitud de parques, piscinas y jardines donde podremos refrescarnos e incluso darnos un baño. Recuerda siempre llevar agua, gorra y protección solar.

El Transporte en Verano

En verano Sevilla está más tranquila. El transporte público pasa más habitualmente, el aparcamiento casi no es un problema y andar por Sevilla no es un problema. Por las calles más transitadas del centro ponen toldos que ayudan a disipar el calor además de difusores de agua que ayudan a hacer más llevadero el transporte por la ciudad.

Recomendamos visitar la ciudad a primera hora de la mañana y a última hora de la tarde puesto que a partir de las 12 el calor puede empezar a ser sofocante.

Qué Hacer

Museos, palacios e Iglesias

Cualquiera de los monumentos históricos de Sevilla cobra una importancia clave. El grosor de la piedra hace que el calor se disipe y nos ayude a disfrutar al completo de la visita. Los museos de Sevilla, el Alcázar o la Catedral son una muy buena opción para esquivar el calor y disfrutar de todo el patrimonio sevillano.

Bares, Terrazas y Restaurantes

La ciudad cobra vida conforme el sol va cayendo. El mejor plan para la tarde noche es buscar una zona de bares (como el Barrio de Santa Cruz, el Salvador o la Alameda de Hércules) y disfrutar de toda la variedad gastronómica de Sevilla viendo como la ciudad va despertando a tu alrededor.