Entradas

Las esculturas de Sevilla son variadas, en estilo, época y representación. Tenemos personajes religiosos y laicos, reales e imaginarios, antiguos y actuales, hombres y mujeres, ricos y humildes.. en museos, iglesias, parques, calles.. unos hiperfamosos y otros injustamente olvidados. Esta es una pequeña selección de algunas de estas esculturas de Sevilla. Son fascinantes por su calidad artística, por el personaje que representan y por el lugar en el que se encuentran que ya quedará indisolublemente unido a estas esculturas de Sevilla.

San Jerónimo penitente (1525)

Esta maravillosa escultura se encuentra en el Museo de Bellas Artes de Sevilla. Fue tallada en el siglo XVI por Pietro Torrigiano un italiano que residía en Sevilla. La apreciarás mejor en este pequeño vídeo de producción propia:


La Sevilla de principios del XVI atraía a todo tipo de gente de toda Europa que quería hacer negocios, embarcar a las Indias, pero tambien era un foco artístico de primer orden que demandaba pintores y escultores de calidad para decorar las numerosas iglesias y monasterios de la ciudad en expansión.

Pietro Torrigiano había nacido en Florencia y fue compañero de estudios de Miguel Angel Buonarroti. Esta amistad también era rivalidad y según cuentan en una pelea Torrigiano le rompió la nariz al genial escultor. Posteriormente se fue de Italia y en su periplo europeo recaló en la cosmopolita Sevilla. Aquí encontró clientes en el convento de San Jeronimo de Buenavista.

Para ellos hizo esta magnifica escultura de bulto redondo y tamaño real. Se sabe que tomo como modelo a un anciano criado de un comerciante italiano afincado en Sevilla. El modelado de los rasgos del anciano es sorprendente, desde las arrugas de la cara, los pliegues del paño que lo cubre, los músculos de los brazos o los tendones de los pies.

En Italia se trabajaba el mármol, piedra noble y cara de gran prestigio. En España gustaba más la madera, que permitiría por su peso más ligero sacar las imágenes en procesión. Pero Torrigiano hizo su san Jerónimo en terracota, con 7 trozos luego ensamblados. La arcilla era un material humilde, muy habitual en el sur de España, donde el gran Guadalquivir proporcionaba material suficiente en sus orillas.

El barro cocido a mas de 600 grados es la cerámica. Pero la arcilla cocida a baja temperatura resulta terracota y es un gran material para tallar esculturas como esta. Años antes también Mercadante de Bretaña había usado la terracota para sus esculturas de las portadas del Nacimiento y el Bautismo de la Catedral.

Entre las esculturas de Sevilla este San Jerónimo es imporante por ser la primera en su época hecha para ser vista desde todos los ángulos. Esta tridimensionalidad le da mucha mas expresividad y realismo a la figura y supone un salto adelante en la escultura renacentista. No te la pierdas, ¡recuerda! en el Museo de Bellas Artes de Sevilla.
 


El Giraldillo (1568)

De las esculturas de Sevilla es la más original y excesiva por su tamaño. La escogemos por su fortaleza y sobre todo por su simbolismo. Está hecha en bronce por el fundidor Bartolomé Morel y diseñada por Luis de Vargas. Se inspiró en modelos romanos de la diosa Atenea pero hoy es símbolo de Sevilla y vigila toda la ciudad a 100 metros de altura, pues se encuentra en lo alto de la torre mayor de la Catedral, en la llamada Giralda.

4 esculturas de Sevilla fascinantes y fabulosas

Es una mujer de cuatro metros de altura y representa la Fé Católica. Se muestra vestida como una guerrera con un casco pero en vez de espada lleva una palma, es la palma del martirio, rasgo fundamental para los católicos muy apreciado en aquel entonces.

En la otra mano porta un estandarte o lábaro que la hace girar, puesto que la escultura es una gran veleta que gira con el viento, de ahí su nombre: Giraldillo y por extensión toda la torre sobre la que se encuentra se llamó la Giralda.

La escultura original sigue dominando la torre y abajo delante de la puerta del Principe hay una replica del mismo tamaño donde podemos apreciar mejor los detalles.


La escultura ya impresionó al escritor Cervantes quien escribió las siguientes palabras sobre ella.


“Una vez me mandó que fuese a desafiar a aquella famosa giganta de Sevilla llamada la Giralda, que es tan valiente y fuerte como hecha de bronce, y sin mudarse de un lugar es la más movible y voltaria mujer del mundo”


Monumento a Bécquer (1911)

Si lo nuestro es el romanticismo no nos podemos perder este conjunto escultórico de Sevilla.

La glorieta más bonita del Parque de Maria Luisa acoge una de las esculturas de Sevilla más renombradas. Alredor de un ciprés de los pantanos hecho en mármol tenemos un precioso homenaje al poeta romántico sevillano Gustavo Adolfo Bécquer. Lo hizo en 1911 el escultor Lorenzo Collaut Valera, nacido en Marchena (Sevilla) y de gran prestigio en todo el país. Suyo es también el grupo escultórico de Don Quijote y Sancho en la Plaza de España de Madrid.

Bécquer nació en Sevilla en 1834. Murió en Madrid relativamente joven pero dejó una obra amplia, versátil y un halo romántico por el que seria conocido en toda España.
En el marco de la Exposición iberoamericana de 1929 se quiso hacer un homenaje a la cultura y a la literatura sevillanas y para ello se crearon glorietas en el recién modificado parque de Maria Luisa. El parque había pertenecido a Maria luisa Fernanda de Borbon y Orleans, duquesa de Montpensier, quien en 1893 legó estos terrenos a la ciudad de Sevilla, manteniéndose el nombre de la antigua propietaria. El diseñador de jardines Forestier los acondicionó y transformó en el parque urbano que tenemos hoy.

4 esculturas de Sevilla fascinantes y fabulosas

El monumento a Bécquer consta de varias figuras. Destacan tres damas cuyos rostros expresan los tres estados del amor romántico: el amor que ilusionado, el amor pleno y el amor perdido. Una escultura de Cupido simboliza el amor que hiere, mientras que un angel con un puñal en el corazón representa en amor herido. En un lateral el busto del poeta. Enfrente como parte del mismo conjunto una hornacina con estantes en que los amantes dejan sus notas de amor, unas veces correspondidos y otras no.

Entre las esculturas de Sevilla Bécquer sin duda merece un lugar destacado.


Don Juan Tenorio (1974)

Es una escultura bastante moderna, hecha en los años 70 por el escultor Nicomedes Díaz, y se encuentra perfectamente integrada en el entorno. Es el personaje en una placita idílica lo que nos resulta romántico y fascinante y nos lleva a otra época de Sevilla, de reñidores y truhanes, de honor y de duelos por bellas damas. Que si bien ya no son nuestros valores es innegable que es parte de nuestra historia. Veamos más..

4 esculturas de Sevilla fascinantes y fabulosas

El lugar es la placita de los Refinadores, una de las entradas al barrio de Santa Cruz. Alrededor bellas casas con balcones de forja y azulejos bajo los balcones. Entre jazmines y palmeras recientemente atacadas por la plaga del picudo se alza en bronce la estatua del sevillano Don Juan Tenorio.

Personaje imaginario que creó la pluma de Tirso de Molina en el siglo XVII. Seductor y valiente, pero también vanidoso, bravucón y violento.

Hoy no resultaría un ejemplo a seguir pero se ha convertido en uno de los iconos de la literatura. De hecho su historia fue versionada en multitud de ocasiones por otros autores, españoles y extranjeros.

De las versiones españolas la más popular es la romántica de Zorrilla en el siglo XIX. Don Juan se exportó fuera de nuestras fronteras con Moliere o Lord Byron, cambiando el lugar de sus aventuras o el nombre de algunos personajes, pero siempre manteniendo su esencia.


Todos los primeros de noviembre, fecha en que sucede la acción de la obra, la historia del Tenorio se representa en teatros de Sevilla o incluso al aire libre.

4 esculturas de Sevilla fascinantes y fabulosas

Aquí está don Juan Tenorio,

y no hay hombre para él.

Búsquenle los reñidores;

cérquenle los jugadores;

quien se precie que le ataje,

a ver si hay quien le aventaje

en juego, en lid o en amores.


¿Te ha gustado nuestra selección de esculturas de Sevilla? Otro día seguiremos describiendo otras tantas 🙂


Si quieres visitar Sevilla y sus esculturas, nuestras visitas guiadas son una excelente opción. Este es nuestro formulario de contacto: https://www.toursevilla.com/contacto/


Si te has interesado por el personaje de Torrigiano lee este artículo de Identidad e imagen de Andalucía en la Edad moderna http://www2.ual.es/ideimand/pietro-torrigiano-escultor-1472-1528/

Si te gusta Bécquer este vídeo de YouTube lo publiqué con motivo del 150 aniversario de su muerte el pasado diciembre https://youtu.be/I4Xe1Mg_XUE

Y sobre Don Juan Tenorio puedes disfrutar íntegramente del drama de Zorrilla en esta página de «Cervantes virtual» http://www.cervantesvirtual.com/obra-visor/don-juan-tenorio-drama-religiosofantastico-en-dos-partes–0/html/

El barrio de Santa Cruz de Sevilla es mítico e histórico. En él se encuentra la plaza de Santa Cruz, uno de los lugares más famosos de la ciudad, por su belleza, su tranquilidad, su aire romántico y su aroma de rosas y azahar en primavera.

A pesar de ser muy conocido como enclave turístico no suele estar muy frecuentado a ciertas horas, lo que nos permite disfrutar de su atmósfera y alejarnos del ruido de la ciudad. Hoy hablamos un poco del barrio pero sobre todo de la plaza del mismo nombre.


La plaza de Santa Cruz no solo atrae por su belleza sino que tiene una historia compleja y apasionante. Te invito a ver este pequeño vídeo que cuenta el origen de la bella cruz de hierro forjado que adorna el centro de la plaza.

La historia de la cruz que adorna el centro de la plaza

La judería sevillana

El barrio de Santa Cruz y la Plaza de Santa Cruz.
Fernando III de Castilla y León

El barrio de Santa Cruz fue en la Baja Edad media una parte importante del barrio judío. Fue en 1248 cuando el rey Fernando III de Castilla y León reconquistó la ciudad a los musulmanes. Los judíos entonces se instalaron en los barrios de Santa Cruz y de San Bartolomé.

En este mismo lugar se construyó una de las tres sinagogas conocidas del barrio. Las otras dos estaban donde las actuales parroquias de Santa Maria la Blanca y San Bartolomé. Con el rey Pedro I de Castilla la judería sevillana alcanzó su maximo esplendor contando con la protección del monarca.

Sin embargo, el advenimiento de la dinastía Trastamara cambió la situación para las juderías medievales. Sus habitantes se vieron progresivamente forzados a la conversión si querían mantener su estatus. En 1391 en un creciente clima de intolerancia tuvo lugar un terrible pogromo que acabó prácticamente con la judería sevillana.

Un siglo después los hebreos serían definitivamente expulsados de las fronteras de España, a la que ellos siempre llamaron Sefarad y jamás olvidaron. Nuevas familias cristianas y ricas vinieron a establecerse en este barrio inmejorablemente bien situado cerca de la Catedral y el Alcazar y las sinagogas fueron transformadas en iglesias cristianas.


El barrio de Santa Cruz y Bartolomé Esteban Murillo

El barrio de Santa Cruz y la Plaza de Santa Cruz.
Murillo, vecino del barrio de Santa Cruz

En el lugar del que hoy hablamos fue construida entonces la Iglesia de Santa Cruz que le daría el nombre al barrio. Un vecino ilustre del barrio y feligres de la iglesia fue el pintor Bartolomé Esteban Murillo. La casa donde vivió sus ultimos años se encuentra a pocos pasos de esta plaza.

A esta iglesia de Santa Cruz acudía con frecuencia el artista a admirar la obra de un pintor renacentista: Pedro de Campaña que había realizado un esplendido Descendimiento y que hoy podemos contemplar en la Catedral de Sevilla. Al morir Murillo fue enterrado como le correspondía en la parroquia de su barrio de Santa Cruz.


El barrio de Santa Cruz en los siglos XIX y XX

La iglesia fue deteriorándose y sería finalmente derribada a principios del siglo XIX.

Al desaparecer la iglesia se perdieron los restos del mejor pintor sevillano. Mucho después la Real Academia de Bellas Artes colocó una placa conmemorativa en este lugar en 1848. Por otro lado la Parroquia de Santa Cruz pasó a tener su sede en otro edificio del barrio, la antigua iglesia del Convento del Espíritu santo en la calle Mateos Gago.

En el transcurso de un siglo el lugar cambiaría totalmente su fisonomía. Los primeros años del siglo XX fueron una época de grandes transformaciones del urbanismo sevillano. Ya estaba prevista la reciente celebración de la Exposición Iberoamericana, aunque finalmente sería celebrada en 1929. Consecuencia de las modificaciones en el centro histórico, la plaza de Santa Cruz fue reformada en 1918 por Juan Talavera y Heredia, y se situó en el centro la mencionada Cruz de la Cerrajería, del siglo XVII.

El barrio de Santa Cruz y la Plaza de Santa Cruz.
Cruz de cerrajeria de la Plaza de Santa Cruz

El barrio de Santa Cruz y la memoria de Sefarad

El barrio de Santa Cruz y la Plaza de Santa Cruz.

Hace pocos años se colocó una placa en la base de la cruz. Este proyecto se debe a la Red de Juderías de España – Caminos de Sefarad. Esta es una asociación constituida por municipios que cuentan, en sus conjuntos medievales, con un patrimonio histórico, artístico, medioambiental y cultural, herencia de las Comunidades judías que los habitaron.

Por tanto Sevilla con su barrio de Santa Cruz, antiguamente judío, se encuentra en esta Red y cuenta con varias placas estratégicamente colocadas en diversos lugares del barrio. La placa representa un mapa de la península ibérica y en su interior en letras hebreas leemos la frase: Recuerda, Sefarad…


A cualquier hora, pero especialmente a primera hora temprano o después del atardecer es cuando más se disfruta el paseo por el barrio y podemos rememorar todos los acontecimientos, lances y mudanzas que han experimentado sus edificios, lugares y habitantes a lo largo de siglos de Historia.


Para conocer los secretos del barrio con un guía contrata uno de nuestros tours a medida https://www.toursevilla.com/contacto/

Para saber más sobre Sefarad mira la web de la Red de Juderías españolas https://redjuderias.org/

Bonita galería de imágenes del barrio en la web oficial de Andalucía https://www.andalucia.org/es/sevilla-turismo-cultural-barrio-de-santa-cruz/