La primavera de nuevo en Sevilla

Con un gran río que atraviesa Sevilla, el Guadalquivir, la ciudad se asienta en un valle fértil rodeado de frutales, olivos y viñedos.

Pero el símbolo de Sevilla son sus naranjos. Por todos lados, en el centro, en los barrios.. inundan la ciudad de color naranja a finales del invierno y de flores blancas en el mes de marzo.
La flor del naranjo se llama azahar, palabra de origen árabe. Tiene un perfume penetrante e inconfundible su olor se extiende por toda la ciudad.

Dura poco tiempo, unas 3 semanas, pero es un espectáculo para los sentidos.

Con el azahar se hacen perfumes, también agua de azahar que tiene propiedades tranquilizantes y se usa en pastelería. Sin embargo, lo más bonito es verlo y olerlo una vez al año en los naranjos de Sevilla.