El Palacio de San Telmo,

La ciudad de Sevilla es uno de los referentes del barroco, y entre los monumentos más destacados y por su ubicación quizás más desapercibidos se encuentra el Palacio de San Telmo. Un edificio situado junto al río Guadalquivir, muy cerca de la transitada Puerta de Jerez y que hoy, en Tour Sevilla vamos a redescubrir.

El Palacio

De planta rectangular, el Palacio de San Telmo cuenta con tres niveles, entre los que se encuentra el ático. En él podemos admirar unos preciosos torreones en cada una de sus esquina, además de varios patios y jardines en su interior.

Su estilo, como ya hemos hecho referencia es el barroco, destacando en su interior unas doce figuras alegóricas sobre el arte de la navegación, o la escalera imperial. Una imponente escalinata que se concluyó en 1796.

También en su interior podemos encontrar el salón de columnas, con pinturas de Rafael Tegeo y murales de Domingo Martínez; O la capilla del palacio, que fue decorada por artistas de la talla de Pedro Duque y Cornejo, Miguel de Quintana, Domingo Martínez o Juan Tomás Díaz. La imagen que preside esta capilla es Nuestra Señora del Buen Aire.

El Palacio de San Telmo

Un poco de historia

El Palacio de San Telmo se comenzó a construir en 1682 en unos terrenos que pertenecían al Tribunal de la Santa Inquisición. La intención inicial era ubicar en este palacio la sede del seminario de la universidad de mareantes. Una peculiar institución ya que acogía y ofrecía formación a huérfanos de marineros. Cabe resaltar la gran tradición marinera que la ciudad de Sevilla albergaba por aquella época.

Las obras estuvieron dirigidas por Antonio Rodríguez, aunque fue Leonardo de Figueroa quién concluiría el edificio.

Su nombre, San Telmo, se debe a que posteriormente este edificio se convertiría en Colegio de la Marina. San Telmo, que es el patrón de los navegantes, preside actualmente la puerta principal. En 1846, siendo ya Colegio de la Marina, ingresó en este palacio el insigne poeta Gustavo Adolfo Bécquer.

Con el paso de los años el Palacio de San Telmo ha ido variando en su uso y sus funciones, hasta ser Sede de la Presidencia de la Junta de Andalucía, que es el papel que juega en la actualidad.