Entradas

En el palacio de Dueñas de Sevilla se encuentra el considerado uno de los tapices más valiosos del mundo. Fue fabricado en el siglo XVI por encargo del duque de Lerma, influyente personaje de la corte de Felipe III. Formaba parte de un grupo de 8 paños que cuentan la historia de los amores del dios Mercurio y la bella Herse. En el palacio de Sevilla tenemos la suerte de contar con el primero de la serie. Los otros se encuentran en el Museo del Prado, en el Metropolitan de Nueva York y en colecciones particulares. Todos juntos pudieron ser contemplados en 2010 en una exposición en el Museo del Prado.

Disfrútalo en este vídeo de Arte en UN minuto:

Uno de los tapices más valiosos del mundo

¿Cual es la historia que cuenta nuestro tapiz?

Herse era la hija del rey de Atenas. El dios Mercurio se había enamorado de ella así que bajó a la tierra a seducirla y la encontró acompañada por sus doncellas a la vuelta de una ofrenda a Minerva. Vemos que el dios sobrevuela el Atica y descubre a Herse acompañada de sus doncellas y hermanas.

El Palacio de Dueñas y el tapiz de los Amores de Mercurio y Herse
Caduceo de Mercurio o Hermes

Quien cuenta esta historia es el poeta romano Ovidio en las Metamorfosis, un compendio de fabulas mitológicos escritos en el siglo I antes de cristo.  

El dios Mercurio es la versión romana del griego Hermes. Era el dios del comercio y el mensajero de los dioses. Debía por tanto desplazarse rápidamente, es por ello que lleva alas en las sandalias  y el casco, elementos que sirven para identificarlo. Otro atributo de Mercurio es el caduceo. Esta es una vara con dos serpientes entrelazadas. Se considera un símbolo de paz en las negociaciones comerciales.




¿Quién lo realizó?

Los mejores tapices eran de procedencia flamenca. No olvidéis que a final del siglo XVI la zona de Flandes (actual Belgica) era territorio español por herencia del emperador Carlos V. Al contrario que sus vecinos del norte los holandeses, los flamencos mantuvieron la tradición católica en gran parte y estuvieron bastante más tiempo ligados al imperio español. Por tanto las relaciones económicas y artísticas entre Madrid y Flandes eran habituales.

Willem Pannemaker era el tapicero de las corte de los Austrias. Era un cargo de gran prestigio ya que los reyes y nobles adoraban decorar sus salones con estas piezas tejidas. No escatimaban en su fabricación y para los tapices se usaba lana, seda, hilos de plata y oro. Así de oro tenemos en este tapiz la tunica de Mercurio. Fijaos que  las doncellas y la propia Herse van vestidas según la moda flamenca del siglo XVI.

El tema es mitológico. La mitología clásica de Grecia y Roma había irrumpido con fuerza en la Italia del Renacimiento. Toda la nobleza se preciaba de conocer las bonitas historias de Zeus, Hercules, Venus o Minerva. En la católica España del siglo XVII el arte mitológico a veces no era visto con buenos ojos por la ortodoxia religiosa imperante, pero aun así, parte de la nobleza y la misma casa real eran amante de estas representaciones. El mismo monarca Felipe II, católico y piadoso como ninguno, era muy aficionado a la mitología.

El Palacio de Dueñas

A principios del siglo XX el tapiz pasó por herencia a la familia Alba y se ha conservado en su palacio sevillano desde entonces. Estuvo un tiempo decorando la monumental escalera y finalmente se ha trasladado al llamado “Salón de la Gitana” donde podemos verlo actualmente. El palacio se abrió al público en el año 2015 tras la muerte de la Duquesa de Alba y actualmente es de las mejores colecciones de arte que se pueden ver en Sevilla.

El Palacio de Dueñas y el tapiz de los Amores de Mercurio y Herse
Portada del Palacio de Dueñas

Pero no solo hay arte entre sus muros, también la misma arquitectura del palacio tiene una interesantísima historia. El palacio toma su nombre del desaparecido monasterio colindante de las Dueñas.  Su construcción se remonta al siglo XV. La familia original eran los Pineda quien poco después lo vendieron a los Enríquez de Ribera, según la leyenda para conseguir dinero con que rescatar a un pariente cautivo en la guerra de Granada.

Fue una noble dama de los Ribera, Doña Catalina, quien tuvo la idea de comprar la Casa y renovarla a la moda renacentista del siglo XVI al igual que había hecho con el otro palacio importante de Sevilla, la Casa de Pilatos. Sus dos hijos: Fernando y Fadrique heredaron cada uno de los palacios, Dueñas y Pilatos. Y con el tiempo fueron modificando su arquitectura.

El palacio de Dueñas paso a la familia Alba en el siglo XVII y aquí se ha mantenido hasta entonces. Actualmente puede visitarse la planta baja y jardines mientras que la primera planta queda reservada a la familia propietaria.


No os perdáis por tanto el precioso tapiz de los Amores de Mercurio y Herse, una de las joyas escondidas de Sevilla en los salones de este palacio.

si quieres conocer más sobre el Palacio de Dueñas puedes visitar su web oficial https://www.lasduenas.es/info-al-visitante

Si te gusta el mundo de los tapices te invito a ver otro vídeo de producción propia. Está en el Alcazar de Sevilla https://youtu.be/PQbGYcxzRw0

O si quieres conocer más sobre la noble sevillana que compró el Palacio de Dueñas en el siglo XVI aquí tienes un pequeño vídeo sobre la ilustre Catalina de Ribera https://youtu.be/Dj2O0PceHlo

Vídeo del articulo La Sevilla Renacentista
Historia de Sevilla 5. La Sevilla renacentista (siglo XVI)
Famoso Giraldillo, estatua del Triunfo de la Fé emblema de la Sevilla renacentista

Bienvenidos a la Sevilla renacentista. El 13 de agosto de 1568 se ha colocado con gran esfuerzo una colosal escultura de bronce de 4 metros en lo alto de la torre mayor. Es una figura femenina que representa el Triunfo de la Fe católica. Lleva una palma en la mano derecha y un estandarte en la izquierda. Cervantes la llamará La Giganta de Sevilla. Es además una veleta, por lo que a 100 metros de altura divisa toda la ciudad y lo que ocurre en sus más remotos rincones.


El río y sus barrios en la Sevilla renacentista

El rio Guadalquivir recibe anualmente la Flota de Indias, de Nueva España, hoy México, y de Tierra Firme, el Perú. Las carabelas tardan tres meses en llegar de América y tres días con suerte en remontar el rio con ayuda del viento y las mareas. Atracan en la Torre del Oro e inundan la ciudad de plata, que, atravesando el Postigo del Carbón, una pequeña puerta en la muralla, se convierte en dinero contante y sonante en la cercana Casa de la Moneda. Esta es una fábrica y ciudadela entre el rio y el palacio real que es la envidia de todas las ciudades de España. No todos tienen derecho a fabricar dinero.

El portuario barrio del arenal se desarrolla en esta época, con sus astilleros para reparar naves, su incesante actividad de toneleros, herreros, fabricantes de sogas, almacenes de pescado y el monte del Malbaratillo, una suerte de mercadillo donde se compra y vende de todo. Pero también está el arrabal de Triana con su siniestro castillo de san Jorge a la entrada, sede de la Santa Inquisición. Es un barrio en ebullición, sobre todo de marineros y ceramistas que usan la arcilla de las orillas del rio para fabricar en sus alfares los cuencos, vasijas y cacharros cerámicos.

Un italiano llamado Niculoso Pisano llega a la Sevilla renacentista, concretamente al barrio de Triana hacia 1498 y revoluciona la técnica cerámica con una técnica para pintar sobre azulejo plano. Hasta ahora solo se hacia a la manera árabe, tipo alicatado o con ese relieve llamado de arista que tenía la función de separar los colores. Desde que Micer Nicolas ha llegadoa Sevilla con su novedosa idea hemos multiplicado los motivos y dibujos de nuestra bella cerámica.

Esta Sevilla renacentista no es la capital del reino, pero a causa de su esplendor cultural ya la llaman la Nueva Roma. Y en sus bellos palacios como la Casa Pinelo, el Palacio de Dueñas y la Casa de Pilatos, la aristocracia sevillana se dedica al coleccionismo de antigüedades, a las obras de Caridad y a las tertulias literarias y artísticas.

La magna Catedral

Iglesias y palacios proliferan en la Sevilla renacentista pero destaca sobre todo la magna Catedral, recién inaugurada en 1507 y que puede presumir de ser de las más grandes del mundo. Este templo gótico construido a lo largo del siglo XV no quiere prescindir de los nuevos aires que vienen de Italia. Y en estilo renacentista hace la Sacristía Mayor y la sorprendente Sala Capitular, donde se reúne el cabildo catedralicio. Esta sala de reunión ha tenido su arquitecto la brillante idea de hacerla elíptica, con lo que cuenta con una excepcional acústica.

Historia de Sevilla 5. La Sevilla renacentista (siglo XVI)
Catedral de Sevilla

El mismo arquitecto, el cordobés Hernán Ruiz, es el autor del cuerpo superior de campanas de la torre en cuya cima está el Giraldillo. Hay 24 campanas dedicadas cada una a un santo, jarras de azucenas en las esquinas representando la pureza de la Inmaculada Concepción y arriba testigo de excepción estoy yo, que triunfo victoriosa en estas luchas religiosas que tristemente inundan Europa hace años. El musulmán y el hebreo, hace años que abandonaron nuestras tierras, pero el catolicismo desde Roma y con España como su paladín principal, tiene un nuevo enemigo, el protestantismo.

Y a combatirlo dedican todos sus esfuerzos, desde la todopoderosa Inquisición que vigila cada movimiento, hasta los artistas, que empezaran a decorar cada vez más las iglesias con figuras religiosas, para convencer a un pueblo que ellos son la verdadera Fe. Entre estos artistas que propagan la fé con sus bellas imágenes de santos y vírgenes destacamos a Alejo Fernandez, a Luis de Vargas, Pedro de Campaña, Hernando de Esturmio y Pedro Villegas Marmolejo.

Muchos de ellos son extranjeros, han venido de Flandes y otros lugares del norte de Europa atraídos por la riqueza de la Sevilla renacentista y la oferta de trabajos artísticos en la ciudad. No solo pintores y escultores, también en estos años Sevilla se llena de comerciantes. Las calles que circundan la Catedral son recuerdo de sus orígenes como Alemanes, Francos o Placentines (de Plasencia).

Y no puede faltar una imprenta, la más famosa en Sevilla es propiedad del alemán Cromberger. Seguro que uno de sus clientes es Hernando Colon, hijo del descubridor y uno de los hombres más cultos de Europa, quien posee una magnifica biblioteca de 40.000 volúmenes. Será luego llamada la biblioteca colombina que aun se conserva en la Catedral de Sevilla.

La Casa de la Contratación

Historia de Sevilla 5. La Sevilla renacentista (siglo XVI)
Americo Vespucio, piloto mayor de la Casa de Contratación

El monopolio de Indias en la Sevilla renacentista no es ninguna tontería. La Casa de Contratación fundada por Isabel la Católica en 1503 es la que toma todas las decisiones respecto al recién descubierto nuevo mundo. Tendrá que ocuparse de cobrar el quinto real de todas las transacciones comerciales, tendrá que dar los permisos para ir al nuevo mundo, tendrá que organizar los estudios náuticos y también organizara todas las expediciones de exploración más allá del océano.

Su cargo máximo es el de Piloto Mayor. Por cierto, un italiano llamado Americo Vespucio, navegante y cartógrafo ocupo este cargo de 1508 a 1512. Con el tiempo y con algo de suerte tendrá el honor de que el nuevo continente se llame como él: América.

Pero sin duda uno de los mayores logros de la Casa de Contratación es haber organizado la expedición de un portugués, Fernando de Magallanes. Su aventura que comienza en Sevilla como capitán al mando de 5 naves para buscar las ansiadas especias en las antípodas de España, terminará de manera gloriosa tres años mas tarde tras haber efectuado la primera vuelta al mundo. Eso sí, su capitán pereció en Mactan (Filipinas) y los 18 supervivientes han vuelto a duras a penas a Sevilla en 1522 a bordo de la nao Victoria y al mando de Juan Sebastián Elcano. Se puede decir sin dudar que ha sido la mayor hazaña marítima del siglo XVI.

Cervantes en la Sevilla renacentista

Esta ciudad de Sevilla en el Renacimiento alcanzará los 150.000 habitantes.

La ciudad de las luces, cultura y riqueza también tiene su parte sombría, donde la mayoría de los sevillanos están hacinados en condiciones poco higiénicas dentro de una muralla construida en época islámica y que si aun se conserva es por proteger la ciudad de las temidas epidemias y de las frecuentes inundaciones del Guadalquivir. El rio entra en la ciudad por varias zonas, la principal es la de la Alameda, una autentica laguna, de manera que a final del siglo XVI el conde de Barajas ha mandado desecarla y hacer allí el primer jardín publico de toda Europa. Eso no ha impedido que las riadas sigan castigando a la ciudad cada pocos años.

Es una ciudad la Sevilla renacentista en la que abundan pícaros y maleantes como tan bien retrata Cervantes en su «Rinconete y Cortadillo» que tenían su cuartel general en el patio de Monipodio. Nombres que han pasado a ser parte de la literatura universal.

Historia de Sevilla 5. La Sevilla renacentista (siglo XVI)
Miguel de Cervantes en Sevilla


Y es que Cervantes ha conocido la Sevilla renacentista de primera mano. Está en la ciudad con la intención de marchar a Indias pero no ha obtenido el permiso correspondiente, quien sabe si hubiera escrito el Quijote de haber conseguido la autorización de la casa de la Contratación. Se ha quedado en Sevilla, y le ha dado a tiempo a escribir sobre los pícaros de la ciudad, a ensalzar la figura de la Giralda y la bella escultura que la coronaba y a pasar temporalmente por la cárcel a causa de un turbio asunto mientras ejercía como recaudador de impuestos.

Una cárcel llamada Real que se situa al comienzo de la calle Sierpes, ya entonces la principal vía comercial de Sevilla. A pocos metros está el recién construido convento de san Francisco, hoy Ayuntamiento, donde Diego de Riaño ha labrado la bella fachada en estilo plateresco, fino trabajo, más propio de orfebres y plateros que de artistas de la piedra. Esa esla plaza más importante de la ciudad y allí se celebran desde corridas de toros a autos de fe, ambos con gran éxito de público siempre deseoso de novedades y fiestas.

El otro gran festejo amado por el pueblo esel teatro, pero este se desarrollaba en lugares específicos, llamados corrales de comedias. Hay por toda la ciudad, el Corral de Doña Elvira, el del Conde, el Coliseo, en el mismo recinto del Alcázar. Algunas voces puritanas claman contra el teatro por amoral y agitador social, pero nunca podrán erradicarlo debido al enorme apoyo popular. Cervantes, Lope de Rueda y otros famosos dramaturgos estrenan sus obras en Sevilla.

La Boda del emperador

Pero sin duda el gran espectáculo del siglo ha sido la boda del emperador Carlos, que ha elegido la Sevilla renacentista para casarse en 1526.

Historia de Sevilla 5. La Sevilla renacentista (siglo XVI)
Carlos V e Isabel de Portugal en el Salon de Fiestas del Alcazar de Sevilla

Su prometida era Isabel de Portugal, prima carnal, por lo que hubieron de tener una dispensa especial del papa para celebrar la unión. Como de costumbre ha sido un matrimonio arreglado pero la leyenda romántica de Sevilla quiso que fuera un amor a primera vista en el momento en que se conocieron. Lo hicieron el día antes de la boda en los reales Alcázares y según cuentan el emperador no pudo esperar al día siguiente y llamó al arzobispo que ya estaba en cama para que los casara inmediatamente en privado y así santificar su unión.

Los jardines del Alcazar que tenemos hoy son en gran parte producto de aquella gran celebración. Y así los ensalzaría el italiano Andrea Navaggero. Años más tarde el hijo de ambos, el monarca Felipe II mandará decorar la sala de Fiestas del Alcazar, donde se había celebrado el banquete, con estos bellos azulejos de Cristobal de Augusta en homenaje al matrimonio de sus padres.

Sevilla es capital de facto de un imperio en que no se pone el sol, las posesiones americanas se completan con las Filipinas al otro lado del mundo, las italianas y desde 1580 hasta 1640 también Portugal que ha sido incorporada por una herencia a los dominios de Felipe II y que recuperaría su independencia a mediados del siglo XVII.

Pero ese esplendoroso siglo XVI sevillano sería en gran parte un espejismo. Las sucesivas bancarrotas de la corona, la mengua del metal americano y las hambrunas e inundaciones sumirían a la Sevilla del Renacimiento en una crisis casi endémica. No obstante, la semilla artística plantada en el siglo XVI arraigó y a pesar de las dificultades, el siglo XVII sería de gran esplendor para el arte y la cultura como veremos en el próximo capítulo de Sevilla History Lovers.


Mientras, te invito a echar un vistazo a nuestros tours en Toursevilla que te llevarán por esta Sevilla renacentista https://www.toursevilla.com/tours/

O aprende más sobre un personaje tan apasionante como Hernando Colón en este artículo de Toursevilla https://www.toursevilla.com/hernando-colon-el-hombre-que-amaba-los-libros/

Y no te olvides de nuestras mujeres ilustres en la Sevilla renacentista. Un buen ejemplo fue Catalina de Ribera https://youtu.be/Dj2O0PceHlo. Aqui tienes un pequeño vídeo ilustrativo.