Felipe V, el rey "loco" en la corte sevillana

¿Sabíais que el primer rey borbón en España Felipe V estableció la corte en Sevilla durante cinco años? Es lo que se llamó el Lustro Real, de 1729 a 1733. Esta etapa fue muy positiva para la ciudad de Sevilla sobre todo en lo artístico y lo económico.

La ciudad estaba en franca decadencia desde que unos años antes, en 1717, la vecina Cádiz tomara el relevo del comercio americano y la Casa de la Contratación, que había estado 200 años en Sevilla fuera trasladada allí. El rey había mostrado signos de inestabilidad mental desde joven pero ello no le impidió reinar o engendrar herederos.

Con su séquito de 600 sirvientes entró en Sevilla en febrero de 1729 y se alojó en el Alcázar. La idea de venir a Sevilla fue de la reina, para ver si los problemas mentales del rey experimentaban mejoría con el cambio de aires. No fue así. El rey obligaba a la corte a vivir de noche y a dormir de día. En las madrugadas de invierno le gustaba pescar en los estanques del Alcázar. A ratos se creía una rana o a veces se imaginaba muerto.

Sus manías persecutorias eran famosas. Pensaba que seria envenenado a través de la ropa, por lo que no se cambiaba de ropa interior y solo llevaba camisas que hubiera usado la reina previamente. Tenia una fuerte dependencia de su esposa, la reina consorte Isabel de Farnesio.

Era ella quien gobernaba en realidad. Dicen que era de una gran inteligencia. Fue apodada «la parmesana», porque era de la ciudad de Parma. Según descripciones de la época no era «excesivamente guapa, aunque de porte distinguido; tenía el rostro marcado por las viruelas, expresivos ojos azules, nariz prominente». Pero sobre todo era «agradable y, por encima de todo, dejaba traslucir una energía e inteligencia fuera de lo corriente».

El rey loco en nuestro canal de YouTube.

El rey, nieto del monarca francés Luis XIV, se vió en el trono de España cuando sus partidarios ganaron la Guerra de Sucesión. Las intrigas políticas y alianzas eran moneda corriente en una Europa donde todas las potencias querían tener un papel importante y España, sin herederos tras la muerte de Carlos II, el Hechizado, era una presa codiciada.

De esta manera, los Borbones llegaron al poder aunque con un rey que claramente no servía para gobernar dados sus problemas mentales. Se dice de Felipe V que reinó dos veces. Ello lo explica que ante sus problemas decidió abdicar en favor de su hijo Luis, este reinó nueve meses como Luis I, pero desgraciadamente murió de viruela y Felipe tuvo que retomar el trono.

Años después fue cuando marcharon a Sevilla una temporada. Para la ciudad supuso una época floreciente, se crearon fabricas como la de Tabacos, de salitre o de artillería. Se impulsó la Academia de Medicina. Y se inauguró una de las iglesias emblemáticas de Sevilla, San Luis de los Franceses, haciendo honor al origen francés de la nueva dinastía.

Los problemas políticos hicieron que la corte regresara a Madrid y este lustro real quedó como un periodo excepcional en la Historia de Sevilla. Siete años mas tarde el rey murió y le sucedió su hijo Fernando VI.